El Poder Totalitario de la 4ta T

En la mañanera del viernes 31 de julio de 2020, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que “estamos en la cresta de la ola de la transformación” y los que “se han ido no están de acuerdo con el proyecto, están más de acuerdo del programa neoliberal” y lanza el epistolar a los funcionarios que renunciaron y que “no creen en la austeridad republicana; no creen que el principal problema de México sea la corrupción; no creen en que por el bien de todos, primero los pobres; no creen que el Estado debe participar o promover el desarrollo; no creen que se debe garantizar el derecho a la salud, con atención médica, con medicamentos gratuitos…, no creen en que se atienda a los jóvenes, como estar becando a los ninis”.

 

Frente a esto, la oposición debería establecer que, por supuesto que se está en contra de la pobreza y establecer programas de fondo, no electoreros, ni mediante el programa rector del estado en el que no se impulsa el desarrollo del País y, siendo el garante de la corrupción la 4ta T el incrementar la pobreza para contar con más pobres votantes.

 

Habla de la participación del Estado en el desarrollo o su promoción, señalando claramente que la 4ta T busca el control del gobierno de la producción industrial lo que nos regresaría al totalitarismo monárquico sexenal del PRI del siglo XX.

 

De una “austeridad republicana” que ha paralizado el desarrollo nacional al no ejercerse el presupuesto federal, lo que incrementa la caída económica del País y, por lo tanto, afectará al empleo e incrementará la pobreza.

 

Que el principal problema de México sea la corrupción de los gobiernos neoliberales, no habla de la forma en que se están asignando los contratos en su gobierno, el ocultamiento de riqueza y negocios de algunos de sus colaboradores logrados dentro del poder, de la corrupción documentada en los medios de los siervos de la nación.

 

Habla de “garantizar el derecho a la salud”, en su atención y suministro de medicamentos abandonando y desatendiendo los servicios básicos, sobre todo dentro de la crisis generada por la pandemia.

 

Se le debe explicar al mandatario que no hay ningún mexicano que se oponga a programas para disminuir la pobreza, pero no se combate incrementándola, sino estableciendo sistemas respetando la dignidad de los mexicanos y, para ello, se debe fomentar el desarrollo económico privado que genere riqueza y empleos.

 

No es a través de la demagogia que brota en las mañaneras como se combate la pobreza, ni mediante decreto, sino a través de programas que incremente la producción de bienes y servicios; por lo tanto se está en contra de los métodos que  pretende implementar la 4ta T con el claro objetivo de controlar la industria nacional, un derecho a la salud en el papel, una economía regida en  su totalidad por el estado, al igual que determine el número de pobres requeridos para mantenerse en el poder.

No. 307

No. 307

© 2014 Design by Inmersion Creativa

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

  •