La evaluación del Segundo Informe de Gobierno de Diego Sinhué Rodríguez Vallejo debe darse a partir de los resultados de sus principales colaboradores, a los que en su mayoría no se ven ni se sienten en realización de acciones sociales o de servicios.

 

Se debe comenzar por analizar la labor de sus colaboradores más cercanos, los cuales están ligados a la “cofradía de los Pueblos del Rincón” y son los constructores del escenario para el desarrollo del Segundo Informe de Gobierno que ha sido criticado por su poca sustancia, pero con mucho show que motivó a los invitados a prodigar aplausos, más por servilismo que por buenos resultados.

 

Los colaboradores cercanos, o grupo cero, son Juan Carlos Alcántara Montoya, Aldo Iván Márquez Becerra, Alan Sahir Márquez Becerra, Sophía Huett López -también identificada dentro del grupo de Ricardo Torres Origel -q.e.p.d.-, además de incluir a la agencia de publicidad que promueve la imagen de gobierno, son señalados como los que hicieron el escenario light, estilo las Vegas.

 

Parafraseando a Juan Carlos Romero Hicks se puede asegurar que el gabinete está “lento, más lento, parado, en reversa y muerto”.

 

Podemos analizar uno a uno, iniciando por el Secretario de Gobierno Luis Ernesto Ayala Torres y suspirante a la candidatura al gobierno del estado en 2024, quien requirió de la contratación de Sophía Huett López para que diera seguimiento a la vocería en materia de seguridad.

 

El líder del grupo zapatero no logró controlar al entonces Procurador General de Justicia, hoy Fiscal General, Carlos Zamarripa y al Secretario de Seguridad Publica, Alvar Cabeza de Vaca Appendini quienes han mostrado su independencia del gobierno y mantienen los vacíos de poder generados por la violencia creada por los diversos carteles en el estado de Guanajuato.

 

Luis Ernesto Ayala mantiene un bajo perfil, tal vez siguiendo el consejo de Alfredo Anda Páez -porque no sabe hacer nada, recomienda no hacer nada-, al considerar que esta es la mejor forma de lograr la candidatura a la gubernatura en 2024; no sabe que el Senador José Erandi Bermúdez Méndez o Noemí Márquez Márquez, son los elegidos por el “exgober consagrado” Miguel Márquez Márquez. Sería desastroso, pero también se rumora, como una tercera alternativa de la “cofradía arcoíris”, a Aldo Iván Márquez Becerra, a quien se le ve más activo que al Secretario de Desarrollo Social y Humano José Gerardo Morales Moncada.

 

Pero siguiendo con el análisis, uno de los temas más sensibles es la falta de paz social generada por la violencia al registrarse vacíos de poder, falta de gobernabilidad para ejercer la ley, la cual se manifiesta a través de la poca o nula acción del fiscal general y del secretario de seguridad, quienes manejan una agenda alterna a la del gobernador Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.

 

Habla de paz social de “cero tolerancia”, pero no hay acciones que avalen su narrativa, los homicidios dolosos, los robos a casa habitación, a automóviles y en la vía pública continúan a la alza, sin que haya autoridad que aplique la ley, es decir sin castigo a los delincuentes. Pareciera que existen dos autoridades, cada una jalando para diferente lado.

 

Ante la falta de acción de sus colaboradores es entendible el arranque del discurso con el logro de traer gasolina de Estados Unidos por el “cierre de los ductos para ¡evitar que el Marro robara el hidrocarburo!”, el fomento de inversiones para la generación de empleo con inversiones generadas en gobiernos anteriores. La Secretaría de Desarrollo Económico recoge las últimas gestiones de gobiernos anteriores.

 

Las “historias de grandeza” se sustentan en el esfuerzo de Educafin para becar a jóvenes en el extranjero, pues en el estado de Guanajuato está parado el desarrollo económico, faltan apoyos al campo, no hay obra pública ni atención a las colonias y comunidades marginadas.

El analizar cada palabra, cada oración, cada concepto, cada narrativa, nos encontramos únicamente con una demagogia, con un gabinete que vive otro Guanajuato diferente a la realidad de la sociedad, con un fiscal Autónomo, recibiendo ordenes de otros y sin cumplir con su responsabilidad o cometido social; cada uno defendiendo sus intereses. El gobierno estatal azul ha cumplido 28 años y llega sin “liderazgos”, fracturado en lo interno y falto de políticas públicas sociales y de seguridad.

Widget is loading comments...

No. 290

No. 290

© 2014 Design by Inmersion Creativa

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

  •