La tensión entre gobernadores de Acción Nacional, del Revolucionario Institucional y Movimiento Ciudadano con el presidente Andrés Manuel López Obrador se ha ido incrementando y tiende a agudizarse en este 2020.

 

Inició con la alianza de los mandatarios de Guanajuato, Querétaro, Aguascalientes, San Luis Potosí y Jalisco -del PAN, PRI y MC- para fortalecer el desarrollo económico de la región centro-bajío-occidente.

 

Independientes del gobierno federal, los mandatarios de estos estados buscan mantener el crecimiento de la región en un 4%, lo que no ha logrado en lo nacional el gobierno de la 4ta Trasformación en 2019 y se cree que no lo logrará en 2020.

 

La ofensiva del mandatario se dio con la presentación ante los medios, de los índices de violencia en la que Alfonso Durazo Montaño señaló a los mandatarios faltistas a las reuniones de seguridad, en los que se registran los más altos índices de crímenes, lo que fue secundado por el mandatario nacional, lo que motivó a que los gobernadores de Aguascalientes, Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Querétaro, Quintana Roo, Tamaulipas y Yucatán -todos del PAN- respondieran “no por mucho madrugar amanece más temprano, ni se obtienen mejores resultados”.

 

También se han rebelado en contra de la entrega de los centros de atención a la salud a la federación para impulsar el Instituto de Salud para el Bienestar, lo que acabaría con el Seguro Popular iniciado en 2003 con Julio Frenk Mora, Secretario de Salud durante el gobierno de Vicente Fox Quesada.

 

El terreno en el que se enfrentarán los gobernadores en su lucha por mantener el Seguro Popular lo definirá Andrés Manuel López Obrador y, por supuesto, no lo hará con el bloque, sino uno por uno, comenzando por el más débil al que, durante su vida o gestión, se le pueda ejercer presión.

 

La rebelión de los gobernadores o se fortalece uniéndose y logran ser una oposición con respaldo social, honestidad y alejados de corrupción o serán ejecutados uno por uno.

 

Hay que considerar que durante los gobiernos pasados se crearon “empresas” distribuidoras de medicamentos ligadas a los gobiernos estatales. Ejemplo es la desaparecida distribuidora de medican que se encontraba antes de llegar a la Central de Abastos de León, Guanajuato., que existió únicamente seis años.

 

La falta de honestidad en el manejo de los recursos ha servido al mandatario nacional para mantener su narrativa y, por lo mismo, establecerá la fecha y el terreno, en las que se reunirá con cada uno de los mandatarios. No se puede negar que será el más débil el primero que será desactivado y puesto en evidencia para crear el pánico político que permita la reflexión al resto de los mandatarios y, si hoy son ocho, mañana serán siete y así sucesivamente irá bajando el número, salvo que tengan una estrategia y el respaldo social para evitar su caída.

 

 Como sea, el escenario de una nación “confederada” que da visos de rechazar el centralismo establecido por el sistema priista y adoptado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no presenta una estrategia comunicativa y de fortalecimiento social y únicamente podrán salir adelante si se mantienen las complicaciones políticas al interior y al exterior.

 

Pero además dependen de los recursos recaudados por el gobierno federal, por lo tanto será realmente difícil que sometan al mandatario nacional; no lo hizo con el aeropuerto de Texcoco, ha mostrado que irá por la refinería de dos Bocas a pesar de las voces en contra mantiene su postura, a pesar del Ejercito Zapatista, con el Tren Maya y el transpeninsular; luego entonces o tienen los gobernadores rebeldes una estrategia y una alianza con otras fuerzas políticas y económicas o pronto será historia la rebeldía de los mandatarios.

Widget is loading comments...

No. 283

No. 283

© 2014 Design by Inmersion Creativa

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

  •