Purgas en Morena

 

El fin del sexenio de Andrés Manuel López Obrador estará lleno de enfrentamientos con “nuestros adversarios”, purgas dentro de Morena y denuncias y cárcel a quienes estén en contra de la transformación –“o están con la transformación o en contra de la transformación”-; igual que en la época de Stalin o en la Cuba de Fidel Castro. Los movimientos para consolidarse requieren de purgas; desaparecer a quienes pretendan estar por encima del caudillo.

 

No se trata de lealtad, es decir de “respeto y fidelidad…, a los compromisos establecidos”, sino de preservar el poder, para lo cual se debe eliminar a quienes pretendan despojar al caudillo de ese lugar.

 

 La persecución política llevada a cabo en la Unión Soviética a finales de la década de 1930, tiempo en el que fueron reprimidos “miembros del partido comunista soviético, socialistas, anarquistas y opositores”. Es decir, la purga inicia con los propios seguidores por el temor que tiene el caudillo a que le arrebaten el poder.

 

En su momento Fidel Castro inició una purga para evitar ser destituido por sus seguidores; en la actualidad se han documentado purgas de funcionarios cercanos al poder acusados de “caer en las mieles del poder” a fin de que Diaz Canel controle al régimen.

 

No es extraño, por lo tanto, las vendettas al interior o fuera de Morena y la 4ta Transformación para su consolidación. Por ello, al mismo tiempo que se sientan las bases para un régimen dictatorial con la eliminación de instituciones, entre otras el INE, se somete a los adversarios y a los mimos seguidores como es el caso de Ricardo Monreal.

 

La urgencia de consolidar este poder está en el fantasma de una crisis fiscal antes de que concluya el sexenio y los mexicanos se den cuenta de que están siendo “cocinados a fuego lento”.

 

De ahí que el riesgo no está en la ratificación de Morena en 2024, sino lo que se puede generar antes, por lo que se ha iniciado una purga fuera y dentro de Morena, siendo Layda Sansores la encargada de “limpiar el camino a la presidencia” a Claudia Sheinbaum, pero también de alinear a quien esté en contra de la transformación, este es el caso de Alejandro Morena.

 

Andrés Manuel López Obrador tiene poco tiempo para consolidar su transformación, por ello no puede admitir disidencias o rebeldías; de ahí que los próximos meses se prevén purgas, en donde no faltarán asesinados, encarcelados o desterrados. En la mira esta el coordinador de la Cámara de Senadores, Ricardo Monreal, quien acompaño a ALMO en la construcción de Morena, pero hoy le estorba.

 

Vienen tiempos difíciles para todos, pero sobre todo para aquellos que se opongan a la transformación, aquellos que intenten arrebatar el poder a AMLO.

No. 428 No. 428
SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

© 2014 Design by Inmersion Creativa

  •  

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD