Las familias panistas azules guanajuatenses -al estilo de las familias revolucionarias- repartirán 553 puestos de elección; espacios políticos que van desde 46 alcaldías, 52 sindicaturas, 418 regidurías, 22 diputaciones de elección locales -sin incluir las plurinominales-, además de 15 diputaciones federales, lo que representa poder político y económico a los dueños del Blanquiazul.

 

Las “negociaciones” para la repartición de “candidaturas populares” al interior de las familias azules se da bajo diferentes criterios, pocos relacionados con las capacidades de los aspirantes o espíritu de servicio y, muchos, en funciones del poder económico de los pretendientes; ello, debido a la pérdida de un sistema electoral democrático interno, lo que ha derivado en oligarquías.

 

De ahí que los 19 diputados del PAN en funciones busquen la reelección o brincar a otros puestos de elección como alcaldías o diputaciones federales, pero también la reelección en algunas alcaldías como el caso de Elvira Paniagua Rodríguez en Celaya, lo que implica un inminente riesgo de que sea desbancado el albiazul si consideramos que en la última encuesta de Mitofsky tiene una aceptación de solo 24.9%.

 

Aunque hay que decirlo, por arriba de la ex panista y actual alcaldesa salmantina de Morena Martha Beatriz Hernández Cruz que cuenta con una aceptación ciudadana de solo 17.1%, por ello, la panista Karina Padilla Ávila se apresta a abanderar al blanquiazul y vencer a la ex panista con amplio margen.

 

En Irapuato, donde la aceptación ciudadana de José Ricardo Ortiz Gutiérrez esta en 51%, la disputa por abanderar al blanquiazul se da entre el grupo económico beneficiado durante el gobierno de Miguel Márquez Márquez, con empresarios adheridos al blanquiazul y políticos como Eduardo López Mares.

 

En Silao Antonio Trejo busca su reelección, disputando el poder con el cacicazgo de Jorge Galván a través de Rolando Monroy Galván.

 

En León se escuchan y se ven a través de redes sociales, vehículos de publicidad en las principales avenidas de la ciudad y también se impulsa desde el Comité Municipal del PAN a Alejandra Gutiérrez Campos, lo que muestra una clara tendencia de las familias azules del estado por la ex directora de la Tesorería de León durante el gobierno del hoy moreno Ricardo Sheffield Padilla, quien se considera “social demócrata”. En San Miguel Allende en donde los Villarreal García se han entronizado en el poder, se busca la reelección del “bailarín de Vallarta” y constructor de los “moches” legislativos del sexenio pasado.

 

Pero, como se ha señalado, las familias azules, además de las 46 candidaturas a las presidencias municipales del estado, reparte 52 sindicaturas y 418 regidurías, pero hay que decirlo, la disputa está en encabezar las listas a estos puestos de elección a regidor, puesto que se reparten los primeros lugares de las listas entre los partidos contendientes. En donde se tiene mayor posibilidad de ser electos presidentes, se tiene seguro las sindicaturas y un mayor número de regidurías.

 

No existe el requisito de pertenecer a las filas de Acción Nacional; sin ser panista fue ungido candidato a la diputación federal Éctor Jaime Ramírez Barba “la mosca” en 2006, igual se designó como síndico leonés a Christian Cruz Villegas que hoy pretende competir por la presidencia municipal de León con la diputada Alejandra Gutiérrez Campos.

 

Por lo que se refiere a las diputaciones locales, los 19 legisladores buscan su reelección, lo que les permitiría mantener sus ingresos por más de 300 mil pesos mensuales, de ahí que su disputa se centre en las “lealtades” a las familias o clanes azules guanajuatenses, en especial a la “cofradía arcoíris” comandada por Miguel Márquez Márquez.

Widget is loading comments...

No. 319

No. 319

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

© 2014 Design by Inmersion Creativa

  •  

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD