La dirigencia nacional a la cabeza de Marko Cortés se desvanece y, con ello, su principal activo en Guanajuato Alejandra Gutiérrez Campos; por su parte el “jefe de la Cofradía Arcoíris”, Miguel Márquez Márquez, admite el riesgo del PAN en Guanajuato y considera que se requiere asegurar un gobierno que “cierre fuerte”, el cual actualmente se muestra débil frente al poder federal que lo avasalla, por lo que también requiere un Congreso que “pise fuerte”.

 

Marko Cortés Mendoza reconoce que en las elecciones que se llevarán a cabo en 2022 para gobernadores en Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas, las posibilidades de triunfo únicamente están en Aguascalientes, en el resto, ni la coalición, ni él Va por México -que no se ha ciudadanizado- podrá arrebatar a Morena.

 

La derrota anticipada del “líder” del PAN muestra la debilidad de la oposición frente al poder del partido en el gobierno, Morena; pero tampoco hay motivación democrática dirigida a la militancia del blanquiazul para continuar en el partido político “ciudadanizado” en el siglo pasado.

 

Y, precisamente, desde Aguascalientes, la Senadora Martha Cecilia Márquez Alvarado renuncia al PAN a través de un Tweet, en el que agradece a las personas que la han acompañada desde su adolescencia en el albiazul y que “comparte y compartirá siempre, los principios de Acción Nacional, sobre todo el respeto a la dignidad de las personas, la familia, la vida, la solidaridad”, para después asegurar que la dirigencia nacional impide el ejercicio democrático  ante la existencia de “favoritismos para los amigos del presidente en turno y al ciudadano se le niega el derecho de afiliarse al PAN” y que la dirigencia nacional  “no ha hecho nada para evitar la corrupción que emana de gobiernos de Acción Nacional”. Aunque también se fue a meter a otro donde existe más corrupción, así es que lo único que hizo fue conservar la chamba.

 

El ex gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez rechazó la invitación de Marko Cortés al señalar que “yo no he platicado con él. Siempre estoy en la disposición de platicar con él, pero se lo he dicho de frente: no creo en él ni en su proyecto…, todo con el PAN. El PAN es mi partido, el PAN es una institución. Marko Cortés no es el PAN. Marko Cortés es un hombre que, desde mi punto de vista, no le ha dado buen rumbo al partido, y yo estaré siempre en las filas del PAN” y recalca “no seré cómplice de la destrucción del partido ni en la extinción de la democracia y la libertad mexicanas”.

 

A unos días de tomar posesión como senadora suplente, Judith Fabiola Vázquez Saut renuncia al PAN y se adhiere a Morena. También hay que recordar que Gustavo Madero, además de criticar la postura derrotista de Marko Cortés, formó junto con otros cinco senadores - Emilio Álvarez Icaza, Germán Martínez Cázares, Nancy de la Sierra y Alejandra León Gastélum- un nuevo grupo parlamentario.

 

Por lo tanto, y contrario a lo que afirma el “jefe de la cofradía arcoíris” no se trata únicamente de que “cierre fuerte” el gobierno de Diego Sinhué, ni que “pise fuerte” el Congreso del Estado; o tal vez creé que con el control del gobierno y del congreso se podrá sostener la marca PAN; en lo nacional  está a dos centésimas de perder su registro, pues según el INE tiene 233,945 afiliados que es el 0.28% Padrón Electoral Federa, cuando el artículo 10 de la Ley General de Partidos Políticos pide tener 0.26%.

 

La falta de una propuesta social y ciudadana ha generado la caída de Acción Nacional, recordemos que Miguel Márquez Márquez en lo estatal y Ricardo Anaya en lo Nacional, apoyados por el ex dirigente guanajuatense Luis Felipe Bravo Mena se han escudado en la “unidad” para engañar a la democracia que hizo del PAN un partido ciudadanizado y que hoy se ha convertido en uno más juntos con sus aliados PRI, PRD, así como él Va por México que traicionó la propuesta de ciudadanizar las candidaturas.

 

Ya no se distingue la misión, visión, objetivos, ni la ideología de uno o de otro partido político, no son del centro y menos de ultra extrema derecha o ultra extrema izquierda, son insípidos.

 

No se puede ocultar, al menos en Guanajuato, la construcción de un nuevo “cacicazgo azul” en manos de la “cofradía arcoíris”, en donde Márquez sigue siendo el protagónico principal y, en lo nacional, Marko Cortés pierde poder y a punto de acabar con la marca PAN ciudadanizada.

 

No se debe olvidar que en Guanajuato antes de Miguel Márquez se contaba con 16 mil militantes y hoy se cuenta solo con un padrón de 11 mil 647, lo que muestra la decadencia a la que han llevado los “lideres” o caciques al partido albiazul.

Widget is loading comments...

No. 375

No. 375

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

© 2014 Design by Inmersion Creativa

  •  

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD