El segundo debate ha dejado una clara perdedora: Claudia Sheinbaum. Su desempeño fue tan deficiente que circulan rumores de que podría no presentarse al tercer debate, que se centrará en el mayor fracaso del régimen: la seguridad.

 

Sheinbaum desperdició su tiempo defendiendo el desastroso gobierno de su mentor, López Obrador. Evadió las preguntas directas de Xóchitl, quien la instaba a definir si enjuiciaría a los hijos y sobrinos de López Obrador, acusados de tráfico ilícito con las megaobras de su padre y tío.

 

Tampoco aclaró si tomaría medidas contra Rocío Nahle, a quien todos los días le descubren una nueva propiedad. Sheinbaum, indolente, se rio cuando le recordaron las tragedias de la línea 12 del metro y del Colegio Rebsamen, donde tiene claras responsabilidades: descuidó el mantenimiento del metro y permitió un piso extra en el colegio que colapsó.

 

Se negó a beber agua de Iztapalapa, que produce más petróleo que Dos Bocas. Xóchitl, derrotada en el primer debate, asumió su papel de retadora y no dio tregua a Sheinbaum, a quien persiguió incansablemente por todo el cuadrilátero.

 

Con ironía, aseguró que toma sus propias decisiones, a diferencia de Claudia, obediente y sumisa a un hombre: López Obrador. A pesar de ser señalada como corrupta por recibir contratos mientras era funcionaria, contraatacó asegurando que Claudia era la candidata del narcopartido Morena, provocando el desconcierto y la ira de Sheinbaum.

Más fresca y con un manejo impecable de sus tiempos, Xóchitl es la clara vencedora de la segunda parte del debate. Álvarez Máynez, despreciado en el debate por las punteras, tuvo tiempo de puntualizar propuestas como un salario mínimo general de 10,000 pesos y dos días de descanso semanal.

 

Se permitió el lujo de golpear delicadamente a sus dos contrincantes, pero le hincó el diente a Fox, llevándonos a pensar, de pronto, que estábamos en la elección del 2000.

Widget is loading comments...
No 506 No. 506
SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

© 2023 Design by Inmersion Creativa

  •  

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD