NO, PERO SÍ

No es, necesariamente, una terrible historia de terror, pero en verdad, “la maldita realidad” le ha pegado durísimo a la causa que impulsa el púlpito mañanero. Como dicen los clásicos: Si pone un circo, capaz que le crecen los enanos; o bien, si contrata al jorobado de Notre Dame, capaz de que se le endereza en unos cuantos días. Y eso sí infunde miedo a la estrategia de Palacio.

 

Dicho de otra forma, el listado de fantasmas creados por la megalomanía, son los mismos con los que después se asusta y se declara perseguido, “refresco de cola” (es decir, ano-nadado); primer defensor de la investidura presidencial y hombre que, en santa cólera arremete contra el público filarmónico mexicano que le interrumpe sus discursos y presentaciones, como sucedió recientemente en Chiapas.

 

EL LISTADO DE FANTASMAS

Ese es el primero de “walking deads” del sexenio: El pueblo bueno y sabio, cuando lo confronta con la realidad y las exigencias de lo que necesita, al pueblo le reclama de manera prosopopéyica-vociferantativa y hablantosa: “¿Me van a dejar hablar!”

 

En seguida, todo se conjugará en tiempo futuro: Los vamos a ayudar, vamos a ver cómo le hacemos; tengámonos confianza; no somos los mismos, ya verán todo ha cambiado. ¿Cuándo?... Nadie sabe, nadie supo y seguramente, tampoco nadie sabrá. Como es el caso de los damnificados huérfanos del FONDEN.

 

El segundo fantasma de Palacio es, justamente, las inundaciones, los encharcamientos, los desgajamientos de cerros, los socavones, porque “la ayuda” –siempre ofrecida en futuro ambiguo y opaco- deberá acompañarse con la interminable espera, las encuestas, el listado de solicitantes y los préstamos para los que el Banco del Bienestar nunca se hará presente.

 

En paralelo, alguna vez –in ilo témpore- se dijo que se construirían 1,000 universidades, de las cuales –es meramente un supositorio- deberán –otra vez en futuro- estar funcionando las primeras 100 que nadie sabe dónde están, que no tienen registro RVOE, con cientos de maestros que han demandado por despidos injustificados, porque no les pagan y porque “alguien” les dijo que no era sueldo, sino una ayuda social la que recibirían por dar clase; pero eso sí, donde nadie necesita examen de admisión y todos, absolutamente todos, se recibirán y merecerán su título profesional y cédula “de algo”. El escribano no se imagina ponerse en las manos de un cardiólogo egresado de esos lugares… Temible, ¿no?

 

En Palacio se lee con puntualidad religiosa, Reforma y El Universal; se escucha a Raymundo Riva Palacio, Jorge Ramos, Ciro Gómez Leyva y, a veces a López Dóriga, para poder echarles el presupuesto gubernamental aplicado en horas y horas de golpeteo periodístico. Por eso son también los fantasmas que lo siguen.

 

El Financiero hace surgir a uno de los fantasmas recientes: El del Gas Bienestar. Se dijo, se amenazó, se criticó y satanizó a las gaseras privadas “por corruptos” y beneficiarse “a costa del pueblo pobre”. Se dijo que costaría menos que con otros proveedores, pero en términos reales, en un mes, el dichoso gas, aumentó un 11 por ciento.

 

Y SIGUE LA MATA FANTASMAL

El periódico Reforma –odiado, vilipendiado y bocabajeado- acota que, en caso de llegarse a validar la dichosa reforma que el presidente se trae entre manos, eso costaría el equivalente a 15 aeropuertos de Texcoco.

 

Desde luego, es previsible que surja un fantasma más: Con eso de que las oficinas de Alcocer y del impresentable López Gatella ya se contagiaron de COVID, ya tienen a quién echarle la culpa de que no se cubra la meta de vacunados en octubre.

 

Y el más reciente, los Suministros de la Corte van a tener más trabajo con la lluvia de amparos nacionales y extranjeros que se vendrán por el incumplimiento y violaciones a los acuerdos suscritos por el presidente a nombre de México, ante el TMEC.

 

Es como para que cualquiera se asuste con tanto fantasma en Palacio… ¿O no?

Widget is loading comments...

No. 375

No. 375

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

© 2014 Design by Inmersion Creativa

  •  

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD