Desde su llegada al poder, Andrés Manuel López Obrador ha sostenido que su sexenio será de transición, que solo dejará sentadas las bases de una transformación.

 

Para sacar adelante sus propósitos ha reinstaurado el viejo sistema político priista en el que el Presidente, con un poder omnímodo, es el que hace uso de facultades legales y extralegales para imponer su proyecto; el Gobierno y el partido se confunden como un solo ente; cuenta con la obediencia completa de sus grupos parlamentarios y negocia con los factores de poder.

 

Andrés Manuel López Obrador no proviene de la izquierda, nunca militó ni fue formado en esa ala política; fue formado en el priismo inspirado en Vicente Lombardo Toledano y Lázaro Cárdenas que pugnaron siempre por llevar a México al socialismo a través del cumplimiento de los postulados construidos después de la Revolución Mexicana.

 

Es tan marcado su objetivo que junto con los medios y periodistas que le apoyan ha revivido la polémica de finales de los años 70 sobre la disputa del proyecto de Nación entre neoliberales y nacionalistas revolucionarios.

 

Una de las referencias básicas es el libro “La Disputa por la Nación”, 1981, editorial Siglo XXI, firmado por los marxistas Carlos Tello y Rolando Cordera. La tesis del libro es que existen dos proyectos de nación. Uno, nacionalista, respaldado por los trabajadores -reforma económica- y otro, antipatriótico de corte empresarial y transnacional.

 

Bajo esa inspiración es que está impulsando su transición hacia un modelo estatista, populista, autoritario, acompañado de una serie de grupos y personalidades que tienen puntos de coincidencia dentro de ese proyecto.

 

Los acontecimientos del último mes y sus recientes anuncios permiten hacer un corte y marcan otra etapa de su ruta hacia el 2024, la cual, hasta hoy solo podría ser modificada por la crisis económica que se avecina.

 

De su transición

Aunque lo ha puntualizado en distintos momentos, su intervención en la reunión con los diputados federales de Morena, PVEM y Partido del Trabajo en Palacio Nacional es nítida y consecuente con sus objetivos:

 

Para López Obrador, dos objetivos principales se han cumplido:

1. El de ayudar al pueblo, sobre todo al pueblo raso, a la gente más necesitada, a los pobres.

2. El de erradicar, desterrar la corrupción. ¿Cuáles son las bases legales del proyecto populista lopezobradorista?

• Elevar a rango constitucional derechos sociales:

• La pensión a los adultos mayores.

• Las pensiones para personas con discapacidad

• Las becas a estudiantes de familias humildes, de familias pobres.

• Un artículo transitorio, en el que se señala que año con año tiene que haber un incremento presupuestal para cumplir con estos derechos sociales.

• Establecer con más claridad el derecho del pueblo a la salud.

Acorde a los postulados de los nacionalistas revolucionarios, López Obrador ha buscado mantener el control de áreas estratégicas de la economía nacional, por eso la estrategia de haber usado dos caminos para lo que llama “el rescate de la industria eléctrica nacional”.

 

Colocó el debate entre los nacionalistas patrióticos -a los cuales él dirige, por supuesto y a los antipatrióticos, de corte empresariales y servidores a intereses transnacionales.

 

Para López Obrador sus propósitos en la materia se cumplieron con la resolución de la Suprema Corte a favor de la actual Ley eléctrica y llama “pírrico triunfo” de la oposición el haber bloqueado su iniciativa en la Cámara de Diputados.

 

López Obrador define por qué fue un triunfo:

• El que se hubiera acabado “el maltrato a la Comisión Federal de Electricidad” que ahora podrá producir energía con las 60 hidroeléctricas existentes en todo el país; con esta medida la CFE pasará de producir el 38 hasta el 60-70 por ciento de la energía eléctrica.

 

• El que se declarara como fraude a la ley, el llamado autoabasto, toda esta simulación de que una empresa extranjera generaba energía eléctrica, y era como una CFE en paralelo, que podía vender barata la energía eléctrica a consumidores particulares -incluso a Guatemala-, pero porque utilizaban todas las líneas de transmisión y no pagaban absolutamente nada a la CFE.

 

• Que se reconozca como legal el autoabasto de una empresa que tiene su planta para generar energía eléctrica que utilizará en su propia producción.

 

Y anunció los siguientes pasos:

Se abrirá una mesa en la secretaría de Gobernación a cargo del titular, Adán Augusto López Hernández; van a participar la secretaria de Energía, Rocío Nahle; y el director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett y llamarán a los consumidores de la “CFE paralela” (calculados en 70 mil) para ofrecerles que se cambien a la paraestatal, y se les ofrecerán “precios justos”.

 

¿Y cuáles son esos intereses antipatrióticos, servidores de transnacionales?

 

“… Iberdrola no deja de ser una empresa fachada, detrás de Iberdrola están los grandes fondos de inversión.”

 

Bajo esa misma lógica promovió la “nacionalización del litio” y para administrarlo se formará en 90 días otra empresa paraestatal, junto con ello se buscará una alianza con Argentina, Chile y Bolivia.

 

Para su proyecto estatista populista también es clave tener el control de otros sectores fundamentales y por eso su empeño en un nuevo aeropuerto principal para el país; el control de los puertos marítimos y las aduanas; el tren maya y la ruta transístmica.

 

La hoja de ruta al 2024

Así como usó la revocación de mandato y la iniciativa de reforma eléctrica para mantenerse como figura central en la polémica y abonar a su partido para las elecciones del 5 de junio, López Obrador ya anunció sus siguientes pasos: la ideologización de los niños a través de los libros de texto; una reforma electoral que implica modificaciones constitucionales y la concreción del sistema de salud

.

Estos tres ejes le permitirán permanecer, otra vez, como figura central del debate y abonar a su candidato presidencial. Ni la revocación ni la reforma eléctrica se lograron, pero él sí se mantuvo diario en el debate como figura central y su popularidad personal no ha bajado.

Y frente a los diputados lanzó un compromiso:

 

“… les aseguro que a más tardar en el primer trimestre del año próximo vamos a tener uno de los mejores sistemas de salud pública del mundo, con buenas instalaciones, centros de salud, hospitales, equipados, con médicos, con especialistas, con atención los fines de semana, que también se enferma la gente, con atención las 24 horas, con todos los medicamentos y de manera gratuita.”

 

Si los aplausos que arrancó para el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández se convirtieron en un “destape” solo el tiempo lo dirá.

 

Anunció otro paso relevante. En dos ocasiones prometió a los diputados que se seguirían encontrando, pero como “ya ustedes están terminando este periodo ordinario y seguramente van a estar en sus distritos como siempre, pues allá nos vamos a encontrar, nos vamos a seguir encontrando.”

 

López Obrador sigue en su transición y sigue al frente de la campaña electoral del 2024.

 

Paradójicamente, y al igual que en los ochenta, a los nacionalistas revolucionarios la realidad económica los derrotó – se implementaron programas emergentes económicos - y la crisis a la que están entrando el país va a requerir algo más que proyectos ideológicos y eso está por definirse en unos días.

Widget is loading comments...

No. 407

No. 407

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

© 2014 Design by Inmersion Creativa

  •  

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD