No existe ninguna duda, Juan Carlos Romero Hicks sería un buen presidente de la República, pero también es claro que será un mal candidato en 2024; pero,  veamos, Vicente Fox Quesada fue un buen candidato, pero un pésimo presidente pues le faltó carácter para cambiar el rumbo del País.

 

Vicente Fox no cumplió con los mexicanos, en eso tiene razón Andrés Manuel López Obrador, y también es un hecho consumado la rendición de Felipe Calderón a Enrique Peña Nieto, quien puso todo el aparato del Estado para que ganara Andrés Manuel López Obrador en 2018.

 

Los acuerdos sostenidos por los ex presidentes no han tenido como objetivo el bienestar de los mexicanos, de ahí la necesidad de buscar un candidato que enfrente los graves problemas que desafía el País, como son, la violencia, la crisis económica, el desempleo, la educación y la salud.

 

No se trata de hacer un protagonismo público o populista con temas dictados por la ONU, como fue el caso del edil de Guanajuato Alejando Navarro al encabezar una marcha LGBTTT en busca de los reflectores de difusión, o las declaraciones de Miguel Márquez Márquez -jefe de la “cofradía arcoíris”- al criticar a Marko Cortés, dirigente nacional del PAN, sin presentar propuestas.

 

Pero, regresando al tema principal, se puede asegurar que Juan Carlos Romero Hicks sería un buen presidente de la república y como muestra presentamos algunas de las reflexiones que esbozó en el programa AtypicalTV de Carlos Alazraky.

 

En ella afirma que “el presidente -AMLO- quiere un lugar en la historia, ya lo consiguió; sin embargo hay una realidad alterna, “miente, provoca y se hace victima”; pero además “divide, agrede y crea cortinas de humo.

 

Considera que “llegó el momento de hablar del futuro, que tenemos que construir esperanza; convocar a liderazgos inspiradores, innovadores, que nos enamoremos en la construcción de un mundo distinto”

 

Asegura que “dialogar con el presidente es imposible, es perder el tiempo, él tiene su propio laberinto” y además asegura que el mandatario “no convoca, no concilia”, pero además como hay “insatisfacciones acumuladas no resueltas, hay personas que le siguen creyendo”.

 

Analiza  los “tres tipos de mentiras, las pequeñas, las grandes y las estadísticas”, y el presidente “es superlativo en las tres”.

 

Pero, además frente al mensaje de “no mentir, no robar, no traicionar”, el presidente “miente” en un 90 por ciento en sus noticias de las mañaneras, “traiciona” porque los ciudadanos “no votaron por lo que está haciendo”. “No apoya la ciencia, no apoya la educación, no apoya al campo y no apoyar el empleo”. “Roba y, el robo que tiene es el más grave”; “roba los sueños de los mexicanos, roba la ilusión”.

Al reconocer la presencia del abstencionismo señala que esta, así como en su momento beneficiaba al régimen priista, ahora favorece a Morena, quien además usa el aparato público para inducir el voto a su favor, lo cual es “fraude”.

 

Para combatir al abstencionismo es necesario generar ciudadanía, trabajar de la mano de los ciudadanos para lograr un mejor país; “hay que cambiar los modelos, hay que generar esperanza. “Necesitamos un diálogo, entre sociedad civil y todos los que podamos construir un futuro mejor”. Es el momento que tenemos que “atrapar, él -AMLO- está en el pasado”, no entiende que “el pasado es un lugar de referencia, no un lugar de residencia”.

 

“Si nos enganchamos en el pasado no vamos a salir adelante”. “El señor -presidente- ya pasó, construyamos el futuro”. “ignorémoslo”.

Recordó que “el viejo sistema siempre tuvo dos aliados, el abstencionismo y el fraude” y apuntó que quien “gano el 5 de junio -en la elección a gobiernos de los estados de Aguascalientes, Durango, Tamaulipas, Oaxaca, Quitina Roo y Hidalgo- fue el abstencionismo”.

Y recalcó que “el fraude es cada vez más sofisticado, porque ya no es en la casilla, es entre la casa a la casilla, amenazando con desaparecer los apoyos sociales”.

 

Estima que si se mantiene el bloque PAN-PRI-PRD no pasará la reforma electoral enviada por AMLO y tampoco la reforma sobre la Guardia Nacional e hizo un recuento de las reformas que ha tenido la Constitución, la cual se ha modificado 700 veces desde 1917 y únicamente del 2010 a la fecha se ha modificado 260 ocasiones, lo que es excesivo.

 

Al referirse a la Casa Gris del hijo del presidente, José Ramón López Beltrán, señaló que al presidente “no lo mueve el amor a México; es la ira, el desprecio y, en al caso de la Casa Gris perdió el control y comenzó a generar inestabilidad al perder la agenda”

 

Que, con la CASA GRIS, DE SU HJO, Lo que lo mueve no es el amor a México, es la ira, el desprecio; cuando el presidente agrede, los que se siente explotados creen que el presidente los defiende; pero con la Casa Gris perdió el control y comenzó a generar una inestabilidad y dejó de manejar la agenda.

 

Recalcó que el esta “apuntado” para competir por la candidatura a la presidencia de la república en 2024, pero primero hay que convocar a la sociedad.

Widget is loading comments...

No. 407

No. 407

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

© 2014 Design by Inmersion Creativa

  •  

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD