DEL REFRANERO

Esa parte del pueblo que, de verdad, es bueno y sabio, construye con los refranes una forma aguda de visualizar las cosas y definir sus conclusiones sobre algún tema en especial. Sí se construyó la máxima “Pobre de México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”. Es obvio, porque –para bien o para mal- el devenir histórico mexicano se liga fuerte a lo que sucede con el vecino del norte.

 

La tan cacareada “contra reforma eléctrica” impulsada con un esfuerzo ideológico presidencial de gran calado, es la muestra más reciente; independientemente, de las visitas de Kamala Harris o de Ken Salazar, amén de las llamadas a Biden o las mesas de trabajo para sembrar arbolitos a cambio de la residencia gringa.

 

INTERESES Y PRESIÓN

Es evidente que la administración Biden tolera, soporta y aguanta los desplantes populistas de su vecino en el sur, pero tampoco están dispuestos a aguantar rabietas ideológicas que pongan en jaque su patio y el traspatio de su casa.

 

Por lo mismo, la Guardia Nacional se ha convertido en una dependencia destinada a corretear migrantes –sin mucho éxito- en vez de combatir a la delincuencia organizada y al narcotráfico como fue su diseño original. Por eso también la crisis humanitaria de las fronteras, porque en lo que se resuelven los trámites jurídicos para pasar a Estados Unidos, los varios cientos de miles de migrantes ocupan albergues y espacios en suelo mexicano.

 

Esto es, los intereses estadounidenses ejercen presión fuerte y en Palacio Nacional se doblan las manitas con gentil acuse de recibo en nombre de la soberanía mexicana.

 

ESPÉRENSE TANTITO

Como se anuncian los avances populistas en este país –muy al estilo Chávez y Pablo Iglesias- la alharaca ideologizada para regresar al monopolio de PEMEX y la CFE, en específico en el tema de la llamada “contra-reforma eléctrica” -como ninguno del club de aplaudidores quiso ver- provocaron protestas, reclamos, enojos y airadas reacciones dentro y fuera del país.

 

Fue el empresariado norteamericano quien encabezó las hostilidades en el medio campo, en expresión del filósofo urbano, el Perro Bermúdez. En seguida, se sumaron los congresistas (newsletter-noreply@reforma.com) y entonces, la presión sobre el mandatario mexicano se intensificó.

 

Fray Bartolomé, en Templo Mayor, lo sintetiza: EN LO QUE es el mayor tropiezo de su gobierno, Andrés Manuel López Obrador se vio obligado a meter a la congeladora su contrarreforma eléctrica. ¿Qué llevó al Presidente a bajarle el switch? Sólo él sabe sus razones, pero la decisión vino justo después de que Ken Salazar estuvo en Palacio Nacional. Al buen entendedor…

 

Los calificativos más suaves salieron al aire, para destacar que la contrarreforma eléctrica es “discriminatoria y proteccionista”. Por eso adquiere relevancia la visita del Embajador Ken Salazar a Palacio, para expresar las “serias preocupaciones” de su gobierno con la iniciativa local.

 

FUNCIONÓ LA PRESIÓN

Así, más rápido que una flatulencia de la CNTE, los legisladores de Morena, PT y Verde “decidieron aplazar” hasta abril del 2022, el dictamen de la reforma presidencial. El pretexto fue genial: Es prioritaria la aprobación del presupuesto y a promoción masiva del molusco-invertebrado-gaseoso llamado “revocación de mandato”

 

No se puede soslayar un hecho previo, congresistas republicanos de EU enviaron una carta al Secretario de Estado Antony Blinken, a la Secretaria de Comercio, Gina M. Raimondo, y a la Secretaria de Energía, Jennifer M. Granholm, además de la representante comercial Katherine Tai, donde expresan su profunda preocupación sobre la escalada del Gobierno de México para excluir a las empresas privadas de su sector energético, en contradicción con sus compromisos internacionales, incluido el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (T-MEC).

 

Es decir, la presión –en particular de los republicanos- partió de una base fundamentalmente estratégica: I get tired goose, que, en buen romance, equivale al populista “Me canso, ganso”

 

Ayer por la mañana, congresistas republicanos de EU enviaron una carta al Secretario de Estado Antony Blinken, a la Secretaria de Comercio, Gina M. Raimondo, y a la Secretaria de Energía, Jennifer M. Granholm, además de la representante comercial Katherine Tai, donde expresan su profunda preocupación sobre la escalada del Gobierno de México para excluir a las empresas privadas de su sector energético, en contradicción con sus compromisos internacionales, incluido el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (T-MEC).

 

En la misiva, los legisladores de EU indican que ya hay una abrumadora lista de acciones discriminatorias contra empresas estadounidenses.

 

"Los informes recientes de acciones discriminatorias contra empresas estadounidenses requieren una respuesta oportuna y clara. Nosotros los instamos a que redoblen sus esfuerzos para presionar a las autoridades mexicanas para que detengan las acciones discriminatorias y proporcionen a las empresas estadounidenses que operan o comercian con México en igualdad de condiciones, según lo previsto por el T-MEC", señalan los congresistas.

 

Expresan que el Gobierno mexicano pretende dar a Pemex y la CFE un trato preferencial, en una clara contradicción con el T-MEC.

 

Eso sería violatorio de compromisos ambientales internacionales, debido al uso del combustóleo en plantas de la CFE.

;;;_________

 

Templo Mayor

EN LO QUE es el mayor tropiezo de su gobierno, Andrés Manuel López Obrador se vio obligado a meter a la congeladora su contrarreforma eléctrica. ¿Qué llevó al Presidente a bajarle el switch? Sólo él sabe sus razones, pero la decisión vino justo después de que Ken Salazar estuvo en Palacio Nacional.

Widget is loading comments...

No. 375

No. 375

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

© 2014 Design by Inmersion Creativa

  •  

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD