No es nuevo, la historia nos presenta innumerables casos de suspirantes al gobierno del estado que se anticipan a los tiempos de campaña, que ante el temor de perder su oportunidad arrancan sus precampañas con anticipación utilizando la plataforma política que tienen en sus manos.

 

Juan Manuel Oliva Ramírez inició su campaña política en un granja de los dueños de “Quesos Jalpa” en la que estuvieron Jorge Estrada Palero, Enrique Ayala Negrete, Cuco Camarillo, Mario Barrientos, Juventino López, al mismo tiempo que tomaba protesta Juan Carlos Romero Hicks al gobierno de Guanajuato.

 

La historia que hoy narramos data de la precampaña azul de 2005, pero que se reanuda hoy con el “destape” hecho por Alberto Padilla Camacho quien aludiendo al coordinador de la bancada albiazul dijo “esta es la buena” generando varios comentarios en “radio pasillo de la política estatal” y recuerdos del fracaso político del ex fabricante de Botas San Diego

 

Es decir, apenas estaba tomado posesión de la diputación y la coordinación de la bancada panista en el LXV Congreso del Estado, Ayala Torres comenzó la campaña para la sucesión de Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.

 

Pero debemos considerar las fortalezas y debilidades de Luis Ernesto en la Política:

 

Primero: debemos considerar que cree tener importante aforo político gracias al nombramiento otorgado por Lalo López Mares como “pastor azul” en el Congreso del Estado; sin embargo, éste nombramiento se lo debe a la “cofradía arcoíris” por lo tanto su paso por el recinto parlamentario estatal se lo debe al “jefe arcoíris” y, por ende, tendrá que rendir cuenta al 3M, pero además debe dejar de ser considerado como un “figurín”, debe dejar de ser un político gris.

 

Segundo: el grupo zapatero está menguado; Héctor Germán René López Santillana pasará a ser, en el mejor de los casos, un empleado de Diego Sinhué Rodríguez Vallejo; Marco Antonio Rodríguez Vázquez –“marquitos” para las Cortes Palaciegas de la Presa de la Olla- es un gris subsecretario a las órdenes de la “cofradía arcoíris”; Alfredo Anda Páez tiende a adular más que a impulsar una estrategia de imagen de estadista, pero seguramente buscará mantener esa imagen gris de bien trajeado y bien peinado y Alberto Padilla Camacho se sostiene al lado del “legislador” mediante el halago.

 

Hagamos un paréntesis y regresemos a 2005, a ese 21 de septiembre por la mañana en la que se reunieron a desayunar para formar un “bloque contra Oliva”: Ramón Martín Huerta, Carlos Medina Plascencia, Javier Usabiaga Arroyo, Luis Ernesto Ayala Torres, Alfredo Anda Páez y Alberto Cifuentes Negrete.

 

Recordemos que en esos tiempos aun existía la democracia interna en el PAN y que los militantes elegían a sus representantes a través de asambleas, por lo tanto, se determinó formar un bloque en contra de Oliva uniéndose en torno a la candidatura de Javier Usabiaga Arroyo, por lo que Ayala Torres fue conminado a declinar.

 

Como todo mundo sabe, este proyecto se frustró con el “accidente” del secretario de Seguridad, Ramón Martín Huerta; pero a la luz del tiempo podemos asegurar que no habría tenido éxito, pues en esos años Oliva controlaba la estructura política y la base social del PAN.

Hoy, el control está en “la cofradía arcoíris” y si le queremos poner nombre y apellido digamos que está en manos de Miguel Márquez Márquez y su familia, por lo tanto, si Luis Ernesto Ayala y su reducido grupo quieren la candidatura deberán antes eliminar a los aspirantes de la “familia marquista”; por lo tanto deberá superar al diputado Alan Iván Márquez Becerra, a la diputada y hermana del Tres M, Noemi Márquez Márquez y al destacado miembro de la “cofradía arcoíris” José Erandi Bermúdez Méndez, pero también y no menos suspirante, al secretario de Educación, Jorge Hernández.

 

Pero ha trascendido que Diego Sinhué le mandó un mensaje al tres M para que se deje de protagonismos políticos, por ello no fue considerado para la candidatura a la presidencia de la República. Por lo tanto, también se debe tomar en cuenta a Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, quien ya pide que se le deje gobernar.

 

Por lo tanto, los deseos de Alberto Padilla no serán suficientes para que Ayala Torres sea el abanderado estatal en 2024; tampoco es suficiente que Alfredo Anda mantenga impecable la imagen de legislador, pantalones bien planchados y camisas almidonadas, y tampoco se cumplirán los sueños de “marquitos” y Beto Cifuentes.

 

Para lograr la candidatura al gobierno del estado tendría que desplazar a las fuerzas políticas estatales y recibir la “bendición” del jefe de la “cofradía arcoíris”, Miguel Márquez Márquez; recordando que antes está la “familia”.

Widget is loading comments...

No. 375

No. 375

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

© 2014 Design by Inmersion Creativa

  •  

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD