Mientras el show político video grabado y difundido desde la mañanera por AMLO el 18 de agosto de 2020, y al día siguiente, Emilio Lozoya da a conocer la lista de implicados en el soborno de Odebrecht y el pago a legisladores para que se aprobara la reforma energética, entre los señalados se encuentran Carlos Salinas, Felipe Calderón, Enrique Peña Nieto, José Antonio Meade, Ricardo Anaya, Luis Videgaray, Ernesto Cordero, Francisco Domínguez, Francisco García Cabeza de Vaca, Salvador Vega Casillas y José Luis Lavalle; frente a esto, la oposición se achica, pero el video de Loret (VER COMENTARIO EN LABERINTOS) le da vida y posibilidades de contrarrestar la fuerza presidencial.

 

Considerado un animal político, el mandatario nacional permite el desfogue de la tensión política de sus adversarios, luego de exhibirlos como corruptos a través de “¡los videos de Lozoya!” les consiente “¡desligarse!” porque “están en su derecho”; es el caso del gobernador queretano Francisco Domínguez Servién en la mañanera del 19 de agosto al permitirle el atril para que, atendiendo a la “empatía y apertura” del presidente, asegurara que: “en mi vida siempre he dado la cara y, hoy no será la excepción, los gobernantes tenemos la obligación de enfrentar los hechos, más cuando se trata de calumnias, de infamias, de ataques centrados en cuestiones políticas; el señor Emilio Lozoya ha pretendido involucrarme, con una bajeza inaudita, en actos de corrupción, ha aportado solo sus dichos, que valen lo que su prestigio, nada”.

 

O el caso del gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, quien en la reunión de CONAGO presidida por la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, el cual aseguró que “sin distingos de partido y mezquindad de corto plazo” considera que “el gobierno federal pide el trato que no da; con una mano pide el trato de Estado, pero con la otra da bofetadas de partido”.

 

Y frente a la denuncia presentada y filtrada a los medios de comunicación por una denuncia en la que se involucra al gobernador tamaulipeco con el crimen organizado, el mandatario dijo que no permitiría denuncias “electoreras” y que no se dejará “usar para aparecer en las encuestas de popularidad de los dirigentes de Morena. No voy a permitir que debiliten la legitimidad del estado de Tamaulipas para seguir enfrentando al crimen organizado…, la seguridad no puede ser tomada a la ligera por parte del gobierno federal”.

 

Y, por el contrario señala al subsecretario Ricardo Peralta de reunirse “con una organización criminal denominada “La Columna Armada” que cuenta con órdenes de aprehensión, no solo por la fiscalía local, sino también por parte de la fiscalía general de la república, un día antes se le alertó de esta situación, aun así, se juntó con esas gentes que tenían órdenes de aprehensión”.

 

Otro de los queretanos implicado en los pagos para aprobar la reforma energética, Enrique Anaya Cortés, señala que la acusación de Lozoya es “falsa” y “absurda” puesto que en agosto de 2014 “no era diputado” sino secretario general del PAN, calificándolo de mentiroso y puntualiza que denunció durante la campaña presidencial de 2018, a Lozoya y a Peña por presunto soborno con Odebrecht.

 

Este escenario se puede denominar como “el caos” de Andrés Manuel López Obrador, en el que se involucra a miembros del Partido Acción Nacional; se presenta la protesta y la determinación de demandar por daño moral a Emilio Lozoya, sin embargo, podemos asegurar que el “¡escándalo de corrupción!” no procederá jurídicamente, pero que el mandatario buscará sostenerlo hasta las elecciones de 2021 en contra de los implicados por Lozoya, lo que le generará votos, salvo que pese más en el animo de la población la crisis económica, el desempleo y la pandemia.

 

Sin embargo, no todos los “lideres” panistas protestan y se aprestan a presentar un frente en contra de este escenario, otros prefieren mantener bajo perfil y alinearse al mandatario nacional, como el caso del gobernador guanajuatense Diego Sinhué Rodríguez Vallejo quien no asistió a la reunión previa a la CONAGO para presentar propuestas para una relación más justa, pero sobre todo en tiempo en la repartición de las partidas federales.

 

Fue notorio el repliegue del guanajuatense después de la opresión federal para la captura de “el Marro” y, con ello, se deja el “golpe de timón” por el nuevo eslogan “Guanajuato Seguro”, como si el cambiar de eslogan se lograra cambiar la percepción de inseguridad. Como sea, de esta fecha a las elecciones 2021 en la que se elegirán 15 gubernaturas, la disputa de 500 curules federales y de las diputaciones de varios estados, así como alcaldías, se enmarcarán dentro de un ambiente de denuncias de corrupción de uno contra otro. Sin embargo, al final nadie será encarcelado.

Widget is loading comments...

No. 313

No. 313

© 2014 Design by Inmersion Creativa

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

  •