La descalificación al “ya me toca” de Román Cifuentes Negrete es unánime; tanto los militantes del PAN como de la ciudadanía apuntan a que el “profeta” no tiene dinero, ni liderazgo -ha perdido más de 4 mil militantes-, ni base social o política y que carece de operadores políticos; de ahí que, luego de escribir sobre la aspiración del dirigente panista de pretender gobernar el estado de Guanajuato a partir de 2024 “por merecerla”, las expresiones de sorna como “ajá, si como no, en su otra vida” se han manifestado en Angulo Político.

Estos mismos comentarios los hicieron, en el círculo de Luis Ernesto Ayala Torres, los “asesores” del secretario de Gobierno que, para no perder los privilegios de permanecer en la nómina, fundamentan las nulas oportunidades del “profeta” de lograr la nominación por el blanquiazul.

 

El fondo principal -a manera de FODA de fortaleza y debilidades-, le aseguran los “asesores” al secretario de Gobierno que Román Cifuentes Negrete no cuenta con el dinero o las relaciones empresariales que le permitan contar con los recursos económicos para emprender la campaña electoral por la gubernatura y le recuerdan la anécdota de John F Kennedy, quien se sentía muy joven y sin experiencia para lograr la Presidencia de Estados Unidos, por lo que los asesores aseguraron que lo que se necesitaba, para obtener el cargo más importante del país más poderoso del mundo, era “dinero, dinero y más dinero, y tu papa lo tiene”, recursos que no tiene el “profeta”.

 

A manera de epistolario aseguran que Román Cifuentes Negrete no tiene los millones que se requieren para una campaña electoral, pues si bien una parte proviene de las partidas asignadas, provenientes de nuestros impuestos, otra parte -sobre todo la que no es reportada a las autoridades electorales- son aportaciones de empresarios que luego cobran “el favor”.

 

En 2018, el Instituto Nacional Electoral fijó topes de gastos de campaña y, en el caso de las gubernaturas de los estados se estableció un parámetro que iba de los $20 millones de pesos a los $122 millones de pesos. Por lo que se refiere a Guanajuato, oficialmente, se declaró que en la campaña de 2018 se gastaron 24 millones 970 mil 491 pesos.

 

Pero además Román Cifuentes Negrete no cuenta con la base social para pretender la gubernatura, ni operadores políticos en los diversos sectores de la sociedad; recuerdan que Juan Manuel Oliva Ramírez logró su candidatura gracias a un trabajo de varios años, pero sobre todo a la conjunción con operadores políticos entre los que se encontraba el Papá de Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, quien a través de las Pipas de agua municipal -FIDAPIM- logró controlar electoralmente las colonias de las joyas.

 

Oliva Ramírez contaba con operadores como Jesús Téllez Cabrera, líder de los comerciantes de la línea de fuego, a el líder de más de 50 tianguis Juan Gutiérrez apodado “El Banano” y no se debe olvidar a Nabor Centeno Castro -q.e.p.d.-; en el sector agrícola operaban Fortino Hernández Becerra, pero además aglutinó a operadores políticos en sectores como el educativo.

 

Por otra parte, Román Cifuentes Negrete, no cuenta con bases sociales, debemos considerar que la dirigencia estatal la tiene gracias al “dedo consagrado” y que es parte, en un segundo o tercer circulo, de la “cofradía arcoíris” encabezada por Miguel Márquez Márquez y, por el momento, está primero su hermana Noemí Márquez Márquez o Aldo Iván Márquez Becerra, primo del exgobernador.

 

Como dijo un amigo se requiere convencer a los diversos líderes de los municipios del estado en torno al proyecto político, lo que hizo Oliva al conjuntar personajes como Pedro Pedroza en Ocampo, en Yuriria Pedro Gaviña Jiménez, en Silao Gerardo Valdovino Fuentes, entre otros.

 

Ante esto, aseguran los “asesores” del secretario de Gobierno de Guanajuato, que Román Cifuentes Negrete no tiene ninguna una posibilidad de ser nombrado candidato a la Gubernatura del Estado por el blanquiazul. Lo que no le dijeron al funcionario estatal es que, si bien cuenta con “dinero, dinero y más dinero”, no cuenta con operadores y líderes regionales que le permitan lograr la nominación y, de paso sea dicho, que será difícil convencer a Miguel Márquez Márquez quien fija su estrategia en su hermana Noemí Márquez Márquez. Pero, además, ni Román ni Luis Ernesto tienen alguna gracia política, carecen de carisma.

Widget is loading comments...

No. 302

No. 302

© 2014 Design by Inmersion Creativa

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

  •