Parece que estamos llegando a la cima de la que ya no se puede regresar, y no se puede regresar por la instauración de un gobierno totalitario y dictatorial que exonera o condena.

 

Andrés Manuel López Obrador es el mesías “perseguido como Jesucristo” que defendió a los pobres y fue atacado, como AMLO por los “conservadores hipócritas” que tienen como “doctrina la hipocresía”.

 

No recibe a los LeBarón y a Javier Sicilia que llegaron al Zócalo en La marcha por la verdad, la justicia y la paz, pero dice que a todos recibirá e, incluso, se reunirá con los gobernadores del PRI, de Morena y del PAN, pero no está dispuesto a correr el riesgo de enfrentar a los LeBarón y a Javier Sicilia por que puede afectar su envestidura, pero además hasta le dan “flojera” y los encasilla entre los conservadores.

Ha rebasado hasta al Movimiento de Renovación Nacional -MORENA- y a sus integrantes que lo llevaron al poder, hoy son ¡¡obsoletos!! y sus seguidores pueden pasar a ser objeto de “purga política estalinista”, como se desprende de los resultados de la asamblea nacional realizada el domingo 26 de enero de 2020 en la que se mostró falta de congruencia, unidad y principios ideológicos.

 

Ejemplo del poder y el dominio del escenario de AMLO está en las mañaneras en donde un día dice y al siguiente se desdice considerando que no hay ni una neurona de inteligencia en los mexicanos y de análisis sobre su narrativa, como cuando señala que una encuestadora, la cual “no recuerda” ni sabe si es verdad o no, a la pregunta: “¿Cuál es el principal problema en tu comunidad, en tu colonia, en tu ciudad?”, los ciudadanos consideran que el problema principal son “los baches y en segundo lugar la inseguridad” para después poner en duda si es verdad o mentira los datos de “la encuestadora”, de la cual, como Don Quijote de la Mancha “no recuerda” y pone en duda su veracidad, sin embargo reafirma que “hay un problema general de baches”.

 

Y, para enfocar el tema, como se narró en párrafos arriba, el presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió con los gobernadores del PRI: José Ignacio Peralta Sánchez de Colima, Miguel Ángel Riquelme Solís de Coahuila, Héctor Antonio Astudillo Flores de Guerrero, Omar Fayat Meneses de Hidalgo, Alfredo del Mazo Maza del Estado de México, Alejandro Murat Hinojosa de Oaxaca, Juan Manuel Carreras de San Luis Potosí, Quirino Ordaz Coppel de Sinaloa, Claudia Artemiza Pavlovich Arellano de Sonora, Marco Antonio Mena Rodríguez de Tlaxcala y Alejandro Tello Cristerna de Zacatecas, con los que convino en establecer en sus entidades el Instituto de Salud para el Bienestar en lugar del Seguro Popular.

 

También anunció que sr reunirá con los gobernadores de Morena: Javier Bonilla Valdez de Baja California, Rutilio Escandón Cadenas de Chiapas, Claudia Sheinbaum Pardo de la Ciudad de México, Miguel Barbosa  Huerta de Puebla, Adán Augusto López Hernández de Tabasco, Cuitláhuac García Jiménez de Veracruz, así como sus aliados de Encuentro Social, Cuauhtémoc Blanco Bravo de Morelos y del Movimiento Ciudadano Enrique Alfaro Ramírez de Jalisco, quienes aceptarán remover al Seguro Popular e instaurar el Instituto de Salud para el Bienestar.

 

Ablandado el camino y considerando que el mandatario nacional no está dispuesto a ceder un milímetro llegará a la reunión con gobernadores del Blanquiazul en donde el más aguerrido opositor a firmar el convenio para borrar el Seguro Popular es Martín Orozco Sandoval de Aguascalientes y Diego Sihnué Rodríguez Vallejo de Guanajuato, seguidos por los también gobernadores albiazules Carlos Mendoza Davis  de Baja California Sur, Javier Corral Jurado de Chihuahua, José Rosas Aispuro de Durango, Antonio Echeverria García de Nayarit, Francisco Domínguez Servín de Querétaro, Carlos Joaquín  González de Quintana Roo, Francisco Javier García Cabeza de Vaca de Tamaulipas y Mauricio Vila Dosal de Yucatán.

 

Este será el último paso que dará Andrés Manuel López Obrador para implantar la 4ta Transformación. Los mandatarios estatales del PAN no tendrán margen de maniobra política, lo señalamos en Angulo Político 279 que el presidente determinaría el terreno para llevar cabo este encuentro y apuntamos que “veríamos de que están hechos los gobernadores albiazules”.

 

La cima al autoritarismo y el regreso al centralismo de los años 60 y 70 se podrá delinear en 2020, para que en 2021 todo sea para Morena, no sin antes implementar una “purga” marca Stalin, si no, no importa, la Marca es Andrés Manuel López Obrador.

Widget is loading comments...

No. 283

No. 283

© 2014 Design by Inmersion Creativa

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

  •