Andrés Manuel López Obrador marca los tiempos y la agenda política nacional; genera los temas a discutir en los medios de comunicación, pero también establece las alianzas de Morena. El mandatario se da el lujo de poner a discusión “¡¡ la división!!” interna de Morena para dar esperanza a la “oposición” e incluso da nombre a los “conspiradores del Bloque Opositor Amplio” y luego impide que se cristalice y muestra a Marko Cortés como un político imberbe.

 

Al mismo tiempo, la estrategia para mantenerse en el poder sigue construyéndose, descalificando a la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional y estableciendo alianzas entre Morena, Partido del Trabajo y Verde Ecologista de México; pero también emprendiendo una intensa campaña por el País rumbo al 2021.

 

El presidente de la República sabe que no habrá otra oportunidad para instaurar la 4ta Transformación. El 2021 es la fecha que determinará el rumbo del País en los próximos años; al parecer la oposición no lo sabe y continúa evitando la responsabilidad que tiene para con sus representados en las cámaras.

 

El control de la Cámara de Diputados es fundamental para el futuro de México, rumbo al regreso al sistema monárquico sexenal de un solo partido o la consolidación de la democracia y, al parecer, los gobernadores de Acción Nacional lo saben y, por lo tanto, trabajan por conquistar a sus representados, pero hay que decirlo, los nueve gobernadores de AN que firmaron el pacto federalista en Dolores Hidalgo, Guanajuato, cuenta únicamente con 56 distritos federales.

 

Los 11 Estado gobernados por el PRI cuentan con 106 distritos federales, 86 son de Morena, 20 de MC, 12 PRD en Michoacán, 59 del PAN -incluido Nayarit que no estuvo en la reunión de gobernadores en Dolores Hidalgo-, 12 Independientes del Bronco -Nuevo León-, 5 de Encuentro Social gobernados por Cuauhtémoc Blanco en Morelos.

La “joya de la corona” es, por tanto, la Cámara de Diputados en 2021 y, por lo tanto, el presidente Andrés Manuel López Obrador realiza la jugada política electoral a tres bandas.

 

Primero demanda definirse a estar con “la 4ta Transformación o en contra”, luego “destapa” un complot con la lectura de un documento claramente apócrifo en el que se destaca la formación del Bloque Opositor Amplio, en el que por cierto no hay un solo priista -será que la siguiente jugada será la conformación del PRIMOR-, tercero se conforma el bloque con Morena, Partido del Trabajo y el Verde Ecologista de México, y el cuarto es permitir que se ponga en duda la unidad de Morena con la denuncia de corrupción de Yeidckol Polevnsky. En este punto se puede considerar la posibilidad de una purga al estilo salinista al interior de Morena.

 

Andrés Manuel López Obrador conoce perfectamente el sistema establecido por el priismo y cuenta con los suficientes operadores del pasado para ello, mientras que, por otra parte, la oposición comete errores, no hace alianza con los ciudadanos para impulsar el bien común, entra en el juego de AMLO.

 

Con la participación activa de los ciudadanos, regresándoles el poder de elegir a sus representantes, las posibilidades de fortalecer la democracia son mínimas. México está en riesgo o consolida su democracia o regresa al sistema monárquico sexenal, pero con la variante de un control total al estilo socialista impulsado desde el Foro de Sao Pablo.

Widget is loading comments...

No. 302

No. 302

© 2014 Design by Inmersion Creativa

SIRVIENDO A LA SOCIEDAD

  •